Entradas

¿Quieres ser más feliz? Usa estas 10 claves

Aquí tienes las diez claves para ser feliz.

Las cinco primeras claves son acciones que vienen del exterior para alimentar tu interior.

1. Ponerse en contacto con la naturaleza quiere decir que salgas y disfrutes de ella. El mar con sus olas y el olor a salitre. La montaña, los animales y  caminar va a ayudar en tu salud  física, mental y espiritual.

Formas parte de la naturaleza.

2. Para cuidar tu cuerpo viene muy bien hacer ejercicio. Conócete y siéntete más ágil, fuerte y enérgica. 3. Conversa más y crea relaciones. Ábrete a la comunicación, escucha, comparte y aprende de tu prójimo. Es estupendo tener amigos.

Amigos

3. Haz algo bueno por alguien. Dar sin pedir a cambio, es enormemente regenerador. Se generoso y brinda ayuda y afecto. Te sentirás estupendamente y la persona a quien ayudes también.                                                                                           Ayuda

4. Aprende o prueba algo nuevo. Haz algún pequeño cambio en la comida, en las costumbres o aprende algo diferente para mejorar o simplemente para divertirte.

Estas cinco siguientes son acciones para que las hagas de dentro hacía fuera.

5. Dormir mejor es descansar más, si haces ejercicio te ayudara. No te vayas a dormir hasta que hayan pasado por lo menos dos horas desde tu última comida. Mi sugerencia es que durante unos minutos te relajes y pienses agradeciendo algunas cosas buenas que te han sucedido durante el día.

6. Planea tus metas. Hazte una propuesta por escrito que puedas ver cuando quieras y modificar a tu antojo. A un mes, tres, seis, un año. Es un ejercicio muy bueno para conseguirlas.

Metas

7. Agradece aunque sean pequeñas cosas, y las grandes también. Durante el día cuándo algo bueno ocurra, o por la noche recordando los buenos momentos.

8. Y esto me lleva a que si recuerdas algo bueno, sonríe. No solo ejercitas los músculos de la boca también los de tu alma, subes tu energía vital y celebras tus actos.

Sonrie

  1. Aprende a controlar tus pensamientos. Cuando te des cuenta de que estás empezando a pensar en negativo o mosqueado o triste, párate y respira hondo. Expulsa los pensamientos nefastos y vuelve a empezar con algo divertido y positivo. Tu humor y tu día mejorarán, y si prácticas a menudo hasta notarás cambios en tu vida.

 

Las 5 maneras de ganar confianza en nosotros mismas

Los beneficios de tener una buena confianza en nosotros mismos son totales ya que influye en el día a día de nuestra vida.

Recuerda cuántas cosas has perdido por esta falta de confianza, lo que no has hecho, conocer personas, ir a lugares o resolver temas entre otros. Y lo peor es que luego te sientes culpable por ello.

La confianza es una emoción frágil y fácilmente desmotivadora ya que tienes constantemente la  sensación de que la vida te está retando a cada momento con cada acción.

La falta de confianza en ti te perjudica en alcanzar tus metas, en conseguir lo que deseas, en tus relaciones personales y en las laborales, por eso estas cinco maneras de ganar confianza en ti misma te van a ayudar.

[restrict userlevel=”suscriptor”]

“Cuando la confianza es alta, la comunicación es fácil, instantánea y efectiva” expresó Stephen R. Covey

Positivar

Positivar

 

 

 

 

 

 

 

 

1. Aprende a convertir lo negativo en positivo

Lo primero es darte cuenta de las frases negativas que vas diciendo. Luego anótalas de manera que las puedas convertir en algo positivo, no siempre es lo contrario, piénsalo bien. Quiero decir por ejemplo “no puedo hacerlo” en su lugar te dices llena de positivismo y energía “voy a conseguirlo”. Si no lo haces, nunca conseguirás saber que puedes hacerlo tanto si es fácil como si te cuesta un poco.

Aprender a positivar nuestros pensamientos es poner en positivo lo que decimos, y hacemos. Te acostumbrarás a ver las cosas con más energía, a afrontarlas  y posiblemente te resultara mucho mejor y obtendrás mayores resultados de lo que te creías. Positivarnos  es dar oportunidades a que podamos hace lo que nos hemos propuesto. Ayuda a sentirse más contentos y nuestro entorno lo nota y también se impregna de esos sentimientos.

Sal de tu zona de confort

Tu zona de confort

2. Sal de tu zona de confort

El salir de tu zona de confort es algo que te da miedo a ti y a casi todos ya que sientes que puede ser arriesgado. Es como salir a la calle, podrías pensar que hay innumerables riesgos y lo haces cada día sin darte cuenta. Al salir por la puerta del confort sales a un mundo lleno de oportunidades, novedades y aprendizaje. Tus pensamientos son los que le pones freno. Enfrentándote a tus temores te darás cuenta de que puedes y de que te siente más fuerte, más poderosa. Los temores hay que ir afrontándolos uno a uno como bocados, apúntalos en un papel y empieza por el primero, verás que con el tiempo se hace más fácil.

3. Esfuérzate por mejorar

Si cada día te esfuerzas un poquito,  además de positivarte, en lo que te cuesta, no te gusta o temes, verás que hay cosas que no son tan difíciles, ni tan complicadas una vez estás metida en ellas. Esforzarse en hacer aquello que nos cuesta ayuda a que cuando lo has conseguido te des cuenta de que confiando en ti tienes logros y eres capaz de hacer lo que antes no creías. Empieza dando pequeños pasos para ir afianzándote.

 

Autoconfianza

Confianza en uno mismo

 

                    

 

 

 

 

4. Cree en ti misma

Para tener confianza en uno mismo de manera óptima es preciso que te conozcas que conozcas tus pensamientos y emociones. Aceptarse es un paso primordial, con todo lo que conlleva. De esta manera tendrás una perspectiva clara sabiendo que es lo que quieres y así tener el control de tu vida. Apuesta por ti porque eres lo mejor que tienes. Lo que tú pienses y opines se reflejará en tu entorno. ¡Eres un ser único y maravilloso!

 

Tener oportunidades

Oportunidades

 

5. Aprovecha las oportunidades

Con una buena confianza en ti misma te darás cuenta de que hay oportunidades que llegan a ti, aprovecharlas es una de las facetas que tenemos para mejorar ya sea a ti misma, tus relaciones, tu trabajo o lo que te hayas propuesto. No desaproveches lo que quizás pueda abrirte la puerta a algo interesante por falta de confianza. Recuerda que eres tu quién decide tu vida y tus pensamientos deben estar enfocados en ello.

“La confianza en uno mismo es el primer peldaño para ascender por la escalera del éxito” lo dijo Ralph Waldo Emerson.

 

Aprovecha esta oportunidad para dejarme un mensaje y/o pedir una cita de exploración conmigo.

 
[/restrict]

[login_form]

¿Vas a renovar ahora? Apúntate ala renovación

Transformación

Renovación-Transformación

Lee atentamente esta sencilla sugerencia de renovación

El conejo de Pascua trae la renovación y nos regala unos huevos recién pintados.

“El conejo de Pascua es uno de los símbolos de la festividad de la pascua que representa nacimiento, esperanza de vida.”

“Antes de Cristo, el conejo de Pascua era un símbolo de fertilidad. Llegada la primavera el primer animal en salir de las madrigueras era el conejo. Famoso por su gran capacidad de procreación. Es por ello, que se le vincula con la renovación, el renacimiento, la fertilidad y la resurrección de la naturaleza muerta durante el invierno”

Renacer

Conejo de Pascua

La primavera es una renovación, una transformación. Como el conejo de Pascua nos trae nuevas opciones. Renovar significa según la RAE (Real Academia Española): hacer como de nuevo algo, reemplazar y dar nueva energía algo o transformarlo

Como en primavera es importante renovarse de vez en cuando. Transformar las ideas, los pensamientos, las actitudes y los hechos. Igual que reemplazamos la ropa según la temporada y las modas, también hemos de renovarnos por dentro.

Hacer una limpieza de costumbres, barrer las creencias que nos limitan y echar fuera las críticas de cualquier tipo.

Así mismo es hora de desterrar los juicios,  las malas intenciones y los pensamientos negativos. Una buena limpieza mental. Todo esto te ayuda a tener claridad emocional.

Cambiada por dentro y por fuera inicias una nueva etapa.

¡Notas esa sensación de ligereza, volatilidad y energía que te transmite la sola idea!

Se parece a la sensación que produce la primavera. Un soplo de brisa fresca, el cálido sol de la mañana y el despertar multicolor de las flores. ¿Verdad que si?

Primavera

Primavera= Renovación

Empieza a pensar en lo que puedes “renovar” en tu mente. Empieza una nueva forma de actuar y de vivir.

No necesitas hacerlo de golpe, paso a paso es más fácil. Primero una idea, luego una costumbre, después una creencia…Tómate un tiempo para hacer una buena limpieza de lo que ya no te sirve. En tu casa y en tu cabeza.

También tu cuerpo necesita liberarse. Puede que comer un poco mejor y hacer más ejercicio, ahora que estamos en primavera, también te ayude en esta renovación.

Renovar la ropa

Renovar es divertido

¡Agárrate a esta oportunidad de llevar acabo tú transformación!

Espero que te haya sido de utilidad. Puedes dejar un comentario si te apetece.

 

 

¿TE PREOCUPA LA IRA? ¿Te sientes algunas veces rabiosa?

Como conseguir que la ira no nos domine y nos sintamos a punto de explotar es muy sencillo.

Te preocupa la ira y te sientes rabiosa, sigue leyendo para saber mas.

La ira es una emoción,  respuesta a una sensación de agravio o amenaza.

La ira tiene, como el miedo, una parte positiva que es la que nos protege de la amenaza y nos genera recursos para enfrentarnos a ella.

La parte negativa aparece cuando no encuentra una salida apropiada para expresarse. Disminuye la capacidad de procesar la información y la capacidad de ejercer el control. Una persona con ira puede perder su objetividad, su empatía y la prudencia convirtiéndose en alguien agresivo e inconscientemente causar daño.

La ira en muchas ocasiones es una forma de pedir ayuda. Una de la que no somos conscientes. Por algo que ha ocurrido y no hemos podido gestionar bien en el momento. Cuando algo nos llega,  algo que nos recuerda ese momento de dolor, es cuando vuelve a surgir ese sentimiento.

La ira es una emoción primaria y universal. Primaria por ser un mecanismo de defensa y ataque que tenemos al servicio de nuestra supervivencia. Universal porque la podemos experimentar todos.

¿Qué causa este sentimiento de enfado?

http://www.dreamstime.com/stock-photo-man-imbalance-injustice-image18443350

¿Injusticia?

Sabemos que nuestras emociones están ligadas a nuestros pensamientos. La rabia aparece en los momentos en los que nos vemos sometidos a situaciones desagradables, que nos producen gran frustración o cuando nos sentimos atacados.

  • Cuando queremos algo y no lo conseguimos: metes la moneda en una máquina expendedora para comprar una bebida o comida y no funciona. Hay quien acaba aporreando a la máquina.
  • Cuando te has puesto una meta u objetivo y no lo logras, puede que llegues a enfadarte por ello y le das tantas vueltas de forma que te bloqueas y es aún peor.
  • Cuando sientes que las normas o derechos (tuyos o de otros) no se respetan y nos tratan de forma injusta.

¿Cómo nos perjudica?

Puede desorganizar nuestra manera de pensar y por lo tanto afecta a nuestras acciones. Eso nos impide razonar con claridad. Actuamos de forma impulsiva y hace que no tengamos en cuenta la repercusión de nuestro comportamiento.

A veces la ira  es una respuesta defensiva ante un orgullo herido. Respondemos con ira al sentirnos emocionalmente heridos.

¿El orgullo te frena?

¿El orgullo te frena?

Llevado a extremos nuestro corazón puede resentirse. Podemos tener problemas cardíacos. Al mismo tiempo esa imagen de persona “colérica” que perciben los demás no nos ayuda en un entorno social.

¿Y la parte positiva?

La ira es una señal de alarma que nos da fuerza para acometer retos y situaciones difíciles. Nos informa de situaciones injustas y frustrantes por lo que nos ayuda a encontrar soluciones y formas alternativas para gestionar esos momentos. Dándonos determinación a la hora de llevar a cabo estas soluciones.

¿Cómo vamos a saber gestionar la ira?

Hay varias estrategias.

  • Es primordial que detectes cuándo empieza, a las primeras señales impide que tus sentimientos escalen, que no controlen tus actos.
  • Procura tranquilizarte, respira hondo y toma conciencia, de esta manera podrás pensar y no te bloquearás.
  • Sal de ese momento para que la persona que tienes delante no se sienta agredida y sea solo un malentendido.
  • De esta manera podrás buscar y encontrar en otro momento que es lo que causa este enfado. Una vez sabes el porqué, puedes hallar argumentos sinceros, sencillos y coherentes en lugar de amenazas e insultos.
  • Saber gestionar tus enfados no quiere decir reprimirlos. Si estás calmado podrás encontrar una forma más asertiva de comunicar lo que te ha molestado, según tu modo de ver, respetando opinión del otro.
Hace falta empatía

Hace falta empatía

¿Qué puedes hacer?

  1. Busca las causas
  2. Trabajar la empatía
  3. Actuar con respeto
  4. No ceder al resentimiento
  5. Poner distancia entre la ira y lo que la produce
  6. Practica técnicas de relajación

 

Espero que te haya servido. Deja un comentario si te apetece. Gracias.

 

 

 

Auto sabotaje.¿Cómo podemos detectarlo y superarlo?

auto-sabotaje-1El auto sabotaje es uno de los obstáculos que mas nos frena a la hora de conseguir nuestros objetivos.

Es algo muy común, nos pasa a todos en cualquier área.

Es esa especie de voz de alerta que nos dice: “Tú no puedes”, “esto no es para ti”,”no sabes suficiente”, bla, bla,bla… Ese es el auto sabotaje. Tu propio auto saboteador.

¿Has visto alguna película o cómic en los que aparece un angelito todo blanco sobre el hombro de una persona y sobre el otro un pequeño demonio y que cada uno le susurra al protagonista lo contrario del otro?

angel-demonio-1

¿Auto sabotaje, ángel o demonio?

El demonio  viene a ser nuestro  auto saboteador,  intentando frenarte para que te quedes en tu zona de comodidad o confort y no te muevas. Ese es tu auto sabotaje.

Te provoca miedos, dudas y excusas. Pretende que te creas que no mereces lo que deseas, que no eres capaz de conseguirlo y terminas poniéndole freno.

¿Cómo podemos detectar y superar el auto sabotaje?

Con tres sencillos pasos:

Paso 1. Encontrar cuáles son tus frases auto limitadoras. Tenemos un enorme repertorio que debemos descubrir para poder eliminarlas de nuestro lenguaje y pensamiento: “no soy capaz”, “no puedo”, “no se”,”no tengo tiempo”, “es que…”.

Poseemos la capacidad y la posibilidad de conseguir aquello que queremos y nos proponemos. Es cuestión de empezar a cambiar esas creencias que nos están paralizando, por otras que nos abran más opciones.

Piensa que solamente necesitas darte cuenta, un poco de aprendizaje y entrenamiento para hacerlo y sobre todo,  determinación para conseguirlo.

princess-diaries-anne

¿Te sientes como una princesa?

Para dar el paso siguiente, debes comprender que puedes cuestionarte las frases y las creencias,  tanto tuyas como las que hayas adquirido de otros. Pregúntate cuan ciertas son, rebátelas y verás que al final se disipan como el humo. Cámbialas por unas positivas que te abran posibilidades.

Una vez detectado lo que te limita, ya sabes como desecharlo, en su lugar pones la palabra o frase potenciadora y haces el cambio.

Paso 2. Lo siguiente es imaginar que ya es posible, que ya lo has conseguido. Es decir que lo imagines, lo veas, lo sientas y lo vivas como si fuera cierto.

Haz un ejercicio de visualización. Utiliza  ” la imagen mental” de esa certeza y siéntela, disfrútala, saboréala. Te abrirá la puerta a nuevas posibilidades, a creerlo y conseguirlo, señalando un camino en tu mente la forma conseguirlo.

royal_service

Un té de cinco estrellas

Para sentir esa verdad, esa imagen en tu mente. Puedes probar un poco de eso que deseas. Si por ejemplo quieres sentirte bien contigo misma en un ambiente lujoso y refinado, podrías ir a un hotel de cinco estrellas a tomar el té o un café. Esto ara que tú te sientas inmersa en la atmósfera como otra de esas personas especiales que disfrutan del lujo del hotel.

Sólo te costara algo más que en la cafetería del barrio y sin embargo ese sentimiento de placer y de lujo, te hará darte cuenta de como puede ser y como es sentirse así.

Ahora es cuando hay que aplicar el siguiente paso.

Paso 3. Pasar a la acción. El no tener algunas habilidades o conocimientos no te impide que tu puedas aprenderlos, adquirirlos y empezar a entrenarte para conseguir todas tus metas.

No vivas las mismas experiencias, dale un giro a tu pensamiento y encuentra otra opción para el cambio.

Aprender puede ser divertido, conocer es imprescindible. Ser lo que uno quiere ser es tener éxito. ¡No te hagas auto sabotaje! Pasa a la acción, vístete con unos pensamientos nuevos y positivos y te darás cuenta de que lo has conseguido. ¡Verás que “el traje” te sienta bien!

como-ir-a-una-entrevista-de-trabajo

¡Me gusta mi traje nuevo!

Posponer/ Procrastinar: ¿Hasta cuándo atascada en el miedo?

posponer-1

Las personas suelen posponer o procrastinar (que es lo mismo) continuamente. Lo hacemos por inseguridad y por miedo.

procratinar-1

Si tú eres de las que posponen y dejan las cosas para otro rato, mejor lee hasta el final, esto es para ti.

Seguro que tienes ganas de lograr lo que te propones y procrastinar puede convertirse en un hábito que no te ayuda.

Son los obstáculos con los que te vas enredando lo que hace que lo vayas dejando para mas tarde.

¿Cuáles son las razones para posponemos?

  • Puede ser por inseguridad, al empezar algo nuevo, al sentirte incómoda pensando en que puede que no consigas hacerlo… Las cosas que no te gustan y te cuestan las dejas para más tarde. ¡Cuidado con las creencias que te limitan!
  • El dejar las cosas para más adelante te crea un círculo vicioso entre culpa y ansiedad y acaba por generarte más ansiedad.
  • Esto te provoca la sensación de que no hay consecuencias negativas por el momento, parece que todo va bien. El problema es que sin duda pagarás mas tarde por ello.
  • Tienes miedo. El miedo paraliza y hace que dejemos para después las tareas más importantes y te dediques a hacer las que son más “fáciles” y “seguras”. Además te buscas la excusa de “luego encontraré el momento idóneo para hacerlo”. Al final llega el momento y no hemos ni empezado.

¿Cuáles son las consecuencias de posponer?

posponer-3

¡Deja ya de posponer!

  1. Te genera sensación de culpa, de frustración y te llena de remordimientos.
  2. Tu estado de ánimo desciende y  tu autoestima se resiente.
  3. Puede afectar a tu salud.
  4. Después tendrás que ir con prisas, lamentándote y entregando los trabajos mal hechos.
  5. También estás perdiendo oportunidades.
  6. Puedes llegar a no cumplir plazos de entrega.
  7. Así mismo tus compañeros o tus jefes te tendrán en peor consideración.

¡Tienes que pensar en lo prioritario! Seguro que  te va a ayudar a darle un empujón a tu trabajo. Aprende a meterte en ello sin miedo y sin inseguridades en lugar de hacerlo corriendo y mal.

¿Cómo conseguir no procrastinar?

  • Una forma de conseguir no posponer es organizándote. Destínale un tiempo concreto haciendo un hueco en la agenda. Organizar tu tiempo va a ser importante para que puedas hacer lo que te propongas, sobretodo si te “cuesta”.
  • Cuándo estés en ese momento relájate, piensa que tendrás que hacerlo de todas maneras. Mejor hacerlo en el momento que has destinado a ello y así ya está hecho. No importa si es perfecto, siempre puedes repasarlo una vez terminado.

    agenda-2016-superbritanico-2

    El orden ayuda a no posponer

  • Pensar que no sabes o no puedes afrontarlo no es una opción. A eso se le llama esconderse detrás de las excusas. Si no sabes, puedes pedir a alguien que te ayude o te enseñe.
  • Empezar el día por lo que más te cuesta, te servirá de ayuda y de hábito positivo. Haz primero lo que te resulte más incómodo, difícil o pesado y verás que el resto del día te parecerá mucho mejor. Te sentirás más contenta, aliviada, de habértelo quitado de encima. Te darás cuenta de que no era tan “difícil”.
  • Trabaja tus hábitos: Empezar por lo difícil es uno,  tener orden usando una agenda es otro. La disciplina es sin duda la fortaleza del trabajo, aplícate. la meditación te ayudará a tener disciplina.
  • Evita las distracciones: CÉNTRATE. Cuántas mas tentaciones tengas de hacer otras cosas en lugar de los que tienes que hacer más fácil es procrastinar.
  • Cuando te encuentres con la tentación PARA, frena, relájate un momento, y luego escribe y contesta las siguientes preguntas: ¿Qué consecuencias tendrá el no hacerlo ahora?¿Qué razones hay para que me incomode llevarlo acabo? Si trabajas sobre esto hallarás las respuestas y también la causa.
  • Tienes que ser tanto agradecida, como saber premiarte. Las recompensas son para cuando consigues lo que quiere. Te acostumbrarás a hacer lo que menos te gusta, ya que hay premio al final. Esto es como “el palo con la zanahoria”, que te hace caminar.

Nosotros funcionamos de forma similar, con recompensas mejor.

Busca algo que no sea una golosina, mejor algo diferente. Cómprate algún pequeño capricho, sencillo, que te haga ilusión, o bien quedar con una amiga, dar un paseo con tu pareja. Algo que te compense de forma positiva y especial.

Todo esto te ayudará a no posponer.

premio-1

Te mereces un premio

 

¡Cuídate, cuidando las palabras!

Cómo usas las palabras, determina  actitudes, creencias y tendencias.

El otro día hablaba con una amiga de cómo hablamos en el día a día. Sin darnos cuenta, nuestro vocabulario se llena de palabras que muchas veces son poco coherentes con actitudes positivas o pueden confundir.

Le decía que es muy importante que escuches cómo te hablas a ti y como hablas a los demás, porque nuestra mente inconsciente es la que se queda con el “siempre me sale mal” (mejor utilizar, a veces) o con el “esto es un gran problema” (usa reto, oportunidad). Me gusta este vestido pero (cámbialo por la y) la camisa también, con el pero excluyes la primera frase con la y  la incluyes.

Lo más importante de todo es que: “la única manera de cambiar, en cambiándote a ti mismo.

Todo lo que hay fuera de ti, es como tú lo percibes: Como tú ves las cosas, es como las haces.

“Esto no me va a salir bien”, seguro que no sale o dejas de intentarlo puesto que ya te pones en lo peor. Es mejor decir: “voy a hacerlo” que es darse opción a que salga como sea. Esto es lo que se llama ser “CAUSA” o ser “EFECTO”. Te lo diré con una frase “es mejor, hacer que lamentar” Por ejemplo: Si haces algo, puede salir bien, muy bien y estar contenta, o menos bien, a medias o mal. En cualquier caso todas son opciones.

Lo bueno es que puedes volver a intentarlo cuantas veces  quieras hasta que sea satisfactorio. En cambio si ya dices que no te va a salir bien, ya lo cierras directamente, tu cabeza está interpretando que no es posible. La idea es tener opciones, mejor que no tenerlas. Además ¿Quién te ha dicho y asegurado al 100% que no te va a salir bien?

imagen1

Las palabras tienen mucha fuerza y a veces no nos damos cuenta de cómo hablamos a los demás. Por ejemplo, tu hijo tira algo que está en la mesa sin darse cuenta porque está jugando. Tú vas y le gritas nerviosa: ¿qué te pasa, eres tonto o qué?

No te das cuenta de que tu hijo escucha,  te oye decirle que tú crees que él es tonto. Si se lo dices continuamente acabara por créeselo.

El, no es tonto, puede estar en ese momento distraído, nada más. Es más sencillo decirle sin gritar: Ten un poco de cuidado o no pasa nada, puedes jugar allí que tienes más espacio.

Otra cosa es cuando nos hablamos a nosotros mismos, cómo nos tratamos algunas veces.

Por ejemplo: nos equivocamos o no acertamos o se nos cae algo y nos oímos decirnos: ¡Es que no puedes hacer nada bien!

¡Olé, es como si nos hubiéramos  dado con una piedra sobre nuestra propia cabeza!

Nos acabamos de decir a nosotros mismos “que no somos capaces de hacer nada bien” y seguimos con lo que estábamos haciendo, tan panchos.

¡No nos damos cuenta de que nos estamos creando una limitación, que nos estamos auto saboteando! Hay que quererse más y cuidarse uno más. Si se te cae,  se te cae y no pasa nada, no por eso hemos de creer, ni decir, que no sabemos hacer las cosas.

 

.

chica

Es como cuando le dices a tu hija: No hagas esto por favor, te he dicho que molesta.

Ella te contesta: ¡es que todo el mundo lo hace! ¿A que lo has oído montones de veces?

Fíjate bien, que palabras está usando: todo y mundo. ¿Tú crees que todo, todo y  todo el mundo, mundial con millones y millones de personas lo hace? ¿Quién es que lo hace? Cuantos lo hacen? ¿Y tú los has visto hacerlo a todos estos? ¡Va a ser que no!

En todo caso lo harán algunas  personas mal educadas, poco cívicas o que les gusta molestar. Hemos de reflexionar sobre las palabras que utilizamos ya que configuran nuestras creencias y ejercen realmente un impacto una influencia en nuestras acciones.

Las palabras forman el hilo con el que tejemos nuestras experiencias” nos escribió Aldous Huxley

 

Hemos de pensar lo que decimos, y decir de forma eficiente y positiva lo que pensamos y queremos expresar. Empecemos a darnos cuenta como hablamos a los demás y a nosotros mismos. ¿Cuáles son las palabras que usamos? Y ¿cómo las utilizamos?

Cuando hacemos una pregunta, estamos construyendo una frase. Un cambio de palabra puede cambiar toda la pregunta, incluso puede hacernos cambiar de sentimientos. Está claro que no es lo mismo ¿Qué has experimentado hoy? Que puede referirse a, que has hecho o que has aprendido. Que si dices ¿Qué has sentido hoy? Que te lleva más a sentimientos y emociones que a acciones.

Las herramientas básicas para representarnos las cosas son las palabras. Si no tenemos palabras posiblemente no tenemos una forma de pensar en la experiencia, a parte de las imágenes. De hecho hay una tribu en Filipinas que no tiene palabras para “disgusto”, “odio” o “guerra. ¡Resulta sensacional!

Esto me hace pensar que si utilizamos unas palabras en lugar de otras para expresar nuestros sentimientos, al cambiar de palabra consecuentemente cambiamos nuestro concepto y de ahí el sentimiento que nos produce. Por ejemplo si dices que te sientes malhumorado, como que suena a estar enfadado, que no estás para nada. Sin embargo si dices que te sientes con pocas ganas, seguro que tu humor no es tan malo y te sientes mejor.

 

 

munecos

Prestando un poco de atención, aprendiendo a cambiarlas nosotros y enseñando a nuestro entorno podemos empezar a cambiar posibles creencias o hacer que nos sintamos diferentes.

¿Cómo sería si pudiéramos cambiar algunas palabras que generan emociones negativas por otras que tienen menos carga emocional y son más recursivas? ¿No sería mejor disminuir la intensidad de las emociones negativas para sentirnos mejor? Pregúntate ¿cuáles son los sentimientos negativos que suelo experimentar de forma más intensa?

Puedes cambiar las palabras para sentir ese cambio en tus sentimientos, probemos a ver qué sucede. Busca una palabra que puedas cambiar por ejemplo: encrespado o irritado por molesto; incómodo en lugar de doloroso, me siento sin recursos en lugar de me siento estúpido, un poco preocupado a cambio de ansioso.

Lo mismo podemos hacer con las palabras más recursivas, cosa que ya hacemos muchas veces cuando utilizamos, decimos estoy como un turbo en lugar de decir estoy enérgica o bien me siento estupenda cuando quiero decir exuberante. Subimos o bajamos la intensidad.

¿Cómo puede cambiar nuestra vida si escogemos las palabras que son menos negativas y más potenciadoras?

Busca palabras que utilices y cambiarlas por otras menos duras, veras el efecto. Puedes incluso crear una lista con esas palabas y otra con algunas mas porenciadoras.

Cuando te sientas mal busca tu lista y cambia de palabra y date cuanta de que es lo que sientes con el cambio. Si te acostumbras verás que es divertido y que mejorarás tu actitud.

 

Cristina Galofre


¡Permítete soñar!Deslizate suavemente en los sueños.

¡Empieza a soñar, da forma a tu sueño, a tus deseos!

Los deseos que tienes, cuando son algo que tu realmente quieres conseguir y son lo que más anhelas, lo primero que tienes que  hacer para alcanzarlos es soñarlos.

Puedes soñar con los ojos cerrados e incluso abiertos. Sólo tienes que ponerte y empezar. Imagina cada parte, poco a poco y ve pintando, coloreando, dando forma a todo detalle de tu sueño. ¡Soñar es estupendo!

Hazlo viendo todos los colores, experimentando los olores. Si, ponle los olores que necesita, que a ti te envuelven y motivan. Sintiente en tu interior esa ilusión de la creación. Vive cada momento y cada detalle con pasión. Ponle la música que te parezca más optima, adecuada, añade todos los detalles que puedas.

Incluso puedes coger un papel lo más grande que te parezca y recortar de revistas, todo lo que quieras poner en tu sueño. Reúne todos los recortes y con ellos haz un “collage personalizado” con todo lo que quieres, deseas y te hace sentir que es lo que tú quieres alcanzar.

 

FOTOS

¡Pon imágenes para soñar despierto!

Ese será tu sueño o tus metas y lo puedes poner en donde tú quieras para poder verlo en todo momento. De esta manera pondrás tu atención siempre en lo que necesites.

La parte del inconsciente que todos tenemos se dará cuenta de que es lo que deseas y va a empezar a buscar cómo hacer para obtenerlo.

Ahora que ya sabes lo que quieres y lo has soñado, visto, imaginado, sentido y oído. Ahora, lo segundo que has de hacer es enfocarte, concentrarte en ello.

Pregúntate: ¿Qué es exactamente lo que quiero?, ¿cómo lo quiero?, ¿cuándo lo quiero, ¿cómo lo quiero?¿para qué lo quiero?

Lo siguiente es preguntarte: ¿Qué voy a hacer para conseguirlo? Necesitas papel y lápiz para responder a todas las preguntas, escríbelo así podrás leerlo las veces que quieras. ¡Ya has sembrado la semilla, ahora empieza a cuidarla!

 

 

El paso que darás a continuación cuando hayas contestado a todas las preguntas de lo que deseas, como lo deseas, es trazar un plan. Donde, cuando, como, para que fecha, con qué o con quién contarás. Todos los detalles. Te recomiendo que lo pongas todo sobre papel, para poder verlo, leerlo e incluso modificarlo si hace falta.

Siguiente paso, el compromiso. Si, el compromiso que tienes contigo. Has de comprometerte contigo mismo, de que este es tu sueño y sé que lo vas a cumplir. También se lo contarás a alguien más para que sea algo real y pedirle que te ayude, que te recuerde ese compromiso.

 

 

BOTON

¡Ahora, a soñar ya!

¡Ahora ponte en marcha y se perseverante! Lo que no implica que creas que tiene que ser complicado, imposible, o difícil. Debes creer que si otros lo han logrado, tú puedes hacerlo. ¡Lo más importante es que tú creas, que tú puedes hacerlo!

Leí hace ya mucho tiempo una frase que dice: “lo difícil se hace enseguida, lo imposible tarda un poco más”. ¡Toma nota y persevera, no abandones! ¡Permítete soñar!

El próximo paso, es que no dejes que nadie te aparte de tu idea, sea lo que sea, no permitas que los demás te quiten la ilusión y el empeño. ¡Es tu idea, no la de los demás!

Con esto no quiero decir que si no has escalado nunca, quieras ir al Everest y tienes 70 años. ¡Que conste que hay personas que han logrado hacerlo, habiendo entrenado y escalado durante muchos años, y siendo mayores!¡Permítete soñar!

Lo que te explico es que puedes llegar a la falda del Everest e incluso subir algún tramo, que si es tu sueño, y eso ya sería lograrlo. Es como que te pregunten: ¿qué quiere usted ganar? Si contestas 200€, lo más probable es que te quedes en 175€ o 150€. ¡Si dices 150€ seguro que te quedas con menos!

El siguiente paso, es que evites que las dudas, los miedos, el yo no sé…, no puedo…que te impiden hacer las cosas. Toma esas ideas que te sabotean y apártalas suavemente de tu pensamiento, vuélvete a enfocar y acuérdate de pedir apoyo. Busca soluciones, otros caminos.

Hay una frase que dijo Thomas Edison:”Si todos hiciéramos lo que somos capaces de hacer, nos quedaríamos sorprendidos de nosotros mismos”. ¡Sorpréndete y ponte en marcha! No te quedes con lo fácil, con lo cómodo.